Lipofiling Facial: relleno facial con grasa

Cuando envejecemos, la grasa que se encuentra por debajo de la piel, en el tejido subcutáneo, va desapareciendo paulatinamente, sobre todo en la cara y en las manos.

Efectos del envejecimiento en el rostro de una persona de edad avanzada:

  • ojos hundidos o cadavéricos,
  • falta de volumen y definición en pómulos,
  • falta de definición en ángulo mandibular,
  • flacidez de tejidos

Todos éstos, se producen por la falta de volumen que aportaba la grasa desaparecida. Para solucionar estos efectos del envejecimiento empleamos la técnica o filling de relleno de grasa conocida como Lipofiling Facial.

Entendemos por lipofiling, la técnica que nos permite aportar volumen a distintas zonas del cuerpo mediante la utilización de la grasa propia del paciente como material de relleno, sin agregados químicos.

Se puede definir a la grasa autóloga como el mejor material de relleno y el menos nocivo para el organismo, ya que se trata del tejido graso propio del paciente. Siempre que se cumplan las condiciones necesarias para su obtención y posterior manipulación, y los medios sean los adecuados para garantizar la viabilidad del tejido injertado. La lipoestructura o filling de grasa es una técnica que consigue resultados estables y duraderos, logrando que la grasa no se reabsorba a largo plazo.

Solicitar Turno

Procedimiento

El procedimiento consiste, básicamente, en:

  • Seleccionar la zona del cuerpo de dónde se va a obtener la grasa
  • Aspirar el tejido graso mediante una pequeña cánula
  • Procesar el tejido graso obtenido
  • Lipotransferir la grasa, de forma intramuscular y subcutánea, en el rostro del paciente.
  • Colocar fajas de presoterapia.

Primero, debemos obtener el tejido graso del paciente (o grasa) que luego vamos a transferir. Para eso, el especialista seleccionará la zona del cuerpo que va a lipoaspirar. Las zonas donantes más frecuentes son: abdomen, cara interna de los muslos y rodillas, trocánteres (cartucheras) y papada.

Para obtener la grasa del paciente se precisa de una sedación y anestesia local de la zona donante. Previa desinfección, procedemos a la obtención del tejido graso, de forma muy cuidadosa, mediante aspiración con una pequeña unida a una jeringa especial a presión negativa, suficiente para aspirar y no dañar las células grasas.

Seguidamente, el tejido graso es procesado para conseguir la grasa pura que será la que infiltraremos. Para evitar que la grasa se reabsorba y los resultados sean duraderos, la infiltración o injerto del tejido graso se realiza de forma intramuscular y subcutánea; a través de incisiones mínimas, cerca del área a tratar. Se utiliza una micro cánula con la que se depositan pequeños implantes para garantizar su posterior supervivencia.

Tras finalizar el implante, procederemos a la inmovilización del injerto con un vendaje con un esparadrapo de papel, o con la utilización de fajas de presoterapia.

En la mayoría de ocasiones sólo es necesaria una sesión de tratamiento, aunque en ciertos pacientes se requiere más de una, para conseguir el resultado deseado, sobre todo en aquellos casos en que se precisan grandes volúmenes de tejido graso para corregir el defecto.

 

Áreas del rostro en donde puede aplicarse

El tratamiento puede utilizarse para rellenar las siguientes áreas del rostro :

  • surcos nasogenianos;
  • arrugas periorbitarias;
  • entrecejo;
  • pómulos; y
  • mentón.

Anestesia y Hospitalización

Anestesia: el tratamiento es indoloro y no requiere el uso de anestesia.

Hospitalización: el tratamiento se realiza en el consultorio y no requiere internación.

Cuidados posteriores

El tratamiento no requiere de cuidados posteriores.

Inmediatamente después de la aplicación no se observa ningún cambio apreciable en el rostro y se puede retomar la vida laboral sin señales de haber realizado el tratamiento.

Resultados

El resultado de un Lipofiling Facial comienza a observarse a partir de los 7 días.

Si el paciente quiere extender el resultado, deberá repetir el tratamiento.

Abrir chat