Radiofrecuencia

La radiofrecuencia es un método avanzado para mejorar la laxitud de la piel, sin intervención quirúrgica ni periodo de recuperación. Es un tratamiento ideal para aquellas personas que presentan una ligera flacidez en la piel de la cara, cuello y escote; pero que aún no necesitan realizar un lifting quirúrgico.

La radiofrecuencia puede combinarse con otras técnicas como: rellenos con grasa (o lipofiling), rellenos con Ácido Hialurónico y Toxina Botulínica, para conseguir un rejuvenecimiento facial integral.

Este procedimiento no pretende sustituir a la cirugía, que posee unas indicaciones muy concretas y unos resultados óptimos en determinados casos, sino que constituye una alternativa para cierto tipo de flacidez facial. Es un método complementario.

Solicitar Turno

Procedimiento

La Radiofrecuencia consiste en una serie de radiaciones electromagnéticas que se aplican sobre la superficie de la dermis, mediante un calentamiento controlado generado por el cabezal del aparato.

 

El tratamiento de consigue rejuvenecer la piel a través de la acción del calor. Esta sensación es producida por la energía que la radiofrecuencia ejerce sobre el colágeno de las capas más profundas de la piel. Este calor consigue, de forma inmediata, el estiramiento del tejido cutáneo reduciendo los signos del envejecimiento facial al dejar la piel más tersa, sobre todo en la región periocular, línea de la mandíbula y cuello.

 

Este sistema es muy seguro y eficaz, puesto que el calor generado no afecta al organismo al ser muy superficial. Durante la aplicación del tratamiento el paciente puede notar una breve sensación de calor, pero en ningún caso esta sensación llega a ser molesta.

 

El procedimiento se lleva a cabo en diferentes sesiones: en cada sesión se coloca sobre la piel limpia un aceite y se aplica la energía introduciéndola por medio de un cabezal de tratamiento que se mueve constantemente sobre la piel.

Una vez terminada la sesión se aplica gel de aloe vera en las zonas tratadas, recomendándose beber abundante agua tras la sesión, ya que ayudará al resultado final. La gran ventaja de tratar la flacidez con radiofrecuencia es que se puede continuar con una vida social normal inmediatamente después del tratamiento, e incluso no está contraindicado tomar el sol, siempre que sea con una protección adecuada.

La duración del tratamiento es variable dependiendo del área a tratar. El número de sesiones necesarias también es variable y va a depender del estado de cada paciente y el nivel de exigencia del mismo.

El procedimiento es bien tolerado y no precisa anestesia, ya que sólo se siente.

Áreas del rostro en donde puede aplicarse

El tratamiento puede utilizarse para eliminar las siguientes arrugas de expresión:

  • rostro;
  • cuello; y
  • escote

Anestesia y Hospitalización

Anestesia: el tratamiento es indoloro y no requiere el uso de anestesia.

Hospitalización: el tratamiento se realiza en el consultorio y no requiere internación.

Cuidados posteriores

El tratamiento no requiere de cuidados posteriores.

Inmediatamente después de la aplicación no se observa ningún cambio apreciable en el rostro y se puede retomar la vida laboral sin señales de haber realizado el tratamiento.

Resultados

El efecto inmediato de la aplicación de radiofrecuencia es la retracción del colágeno, con más o menos rapidez según los casos pero, lo que se pretende conseguir gradualmente es la reestructuración del colágeno profundo, con la formación de nuevas fibras que sustituyan a las envejecidas y hagan los tejidos más elásticos y favorezcan la homeostasis consiguiéndose así una piel más tersa y una evidente reducción de arrugas y flacidez.

El efecto de tensión se aprecia de una forma gradual y progresiva a partir del mes del tratamiento, aunque el proceso depende del estado en el que se encuentre el colágeno de la persona, entre los dos y cuatro meses posteriores al tratamiento, con resultados suelen durar aproximadamente dos años.

Puede también realizarse una sesión de recuerdo pasados unos meses, cuando médico y paciente lo consideren necesario.

Beneficios

El tratamiento de Radiofrecuencia aporta diferentes beneficios:

  • La formación de nuevo colágeno, permitiendo que todo el tejido adquiera firmeza gracias a la reorganización de los septos fibrosos y engrosamiento dérmico suprayacente.
  • El drenaje linfático, que permitirá disminuir los líquidos y las toxinas.
  • La mejor circulación de la piel y tejido subcutáneo, que mejorará el metabolismo con la consiguiente disminución del aspecto de la flacidez.
  • La migración de fibroblastos que acompaña a la respuesta inflamatoria tras la lesión térmica controlada con retracción del tejido y que da como resultado un rejuvenecimiento de la zona tratada.
  • La gran ventaja y novedad que presentan los tratamientos no abrasivos como la radiofrecuencia es que respetan la epidermis, con mínimo enrojecimiento la piel, sin dañar su capa externa.
Abrir chat