Relleno de Labios

El relleno de labios es un tratamiento que se utiliza para aumentar su volumen y conseguir una mejor definición, mejorando el aspecto general del rostro y rejuveneciendo la expresión de la cara. Es importante perfilar el labio y el arco de cupido, que algunas mujeres tienen menos marcado que otras.

La reestructuración, volumen y aumento de labios con ácido hialurónico es una técnica no permanente que permite hacer rellenos de forma segura. Este es un procedimiento intradérmico que es reabsorbido por el organismo al pasar el tiempo.

La técnica se utiliza también como método de rejuvenecimiento facial debido a que la pérdida de volumen en los labios es un signo notable de envejecimiento y paso del tiempo. Por eso, el tratamiento suele aplicarse en conjunto con otras técnicas de relleno (con ácido hialurónico) de arrugas y marcas de expresión localizadas alrededor de los labios, tales como: arrugas peribucales (alrededor de la boca), en las comisuras labiales o en el «rictus» o surco nasogeniano, código de barra, entre otras.

El ácido hialurónico es el producto estrella para el rejuvenecimiento facial; se utiliza como relleno dérmico por su capacidad para retener líquido y atraer agua, además de estimular la producción de colágeno.

Solicitar Turno

Procedimiento

El tratamiento se basa en la infiltración ácido hialurónico utilizando una jeringa con una aguja muy delgada. El cirujano especialista inyecta pequeños hilos de gel de hialuronato sódico en las capas labiales superficiales, éstas crean una estructura en que da soporte y volumen a todo el contorno de la boca.

El ácido hialurónico es totalmente compatibles con el organismo, química y físicamente estables (no se alteran con el paso del tiempo) e imperceptibles al tacto, características que permiten conseguir un resultado natural y semipermanente.

Anestesia y Hospitalización

Anestesia: el tratamiento es indoloro y no requiere el uso de anestesia. De todas maneras, el producto trae incorporado una pequeña dosis de anestesia que colabora en que el tratamiento pueda realizarse sin provocar molestias en el paciente.

Hospitalización: el tratamiento se realiza en el consultorio y no requiere internación.

Cuidados posteriores

El tratamiento no requiere de cuidados posteriores y se puede retomar la vida laboral sin señales de haber realizado el tratamiento. Si aparece, la inflamación y enrojecimiento puede durar sólo 12 horas.

Resultados

El resultado comienza a observarse a partir de los 7 días.

Si el paciente quiere extender el resultado, deberá repetir el tratamiento después del año, aproximadamente.

Abrir chat