Relleno Facial con Ácido Hialurónico

La piel constituye nuestra primera línea de contacto con el exterior. La piel facial es más susceptible de sufrir los efectos del tiempo, lo que provoca la pérdida de elasticidad, tono, tersura y firmeza de las estructuras en general conforme avanzan los años. Este deterioro se traduce en la aparición de líneas de expresión que, con el uso y desgaste, darán lugar a las arrugas que surgen en distintas zonas como las periorbitarias (alrededor de los ojos), las peribucales (alrededor de la boca), en el entrecejo, en las comisuras labiales o en el «rictus» o surco nasogeniano. La edad pone también de manifiesto otros problemas que afectan a la armonía estética de la cara como la pérdida de volumen, propia del envejecimiento, en labios, pómulos, etc.

En la actualidad existen diferentes métodos que ayudan a solucionar cada uno de estos problemas. Se han desarrollado los implantes de relleno (mediante microincisión oculta) de sustancias reabsorbibles, con el objetivo de eliminar arrugas y disimular cicatrices, redondear pómulos, mejillas o mentón y aportar volumen a los labios.

El ácido hialurónico es el producto estrella para el rejuvenecimiento facial; se utiliza como relleno dérmico por su capacidad para retener líquido y atraer agua, además de estimular la producción de colágeno.

Solicitar Turno

Procedimiento

El tratamiento se basa en la infiltración de una sustancia de relleno: el ácido hialurónico en la zona a tratar para aportar volumen, borrar arrugas y corregir pequeños defectos. La infiltración se realiza utilizando jeringas y agujas muy delgadas.

El ácido hialurónico es totalmente compatibles con el organismo, química y físicamente estables (no se alteran con el paso del tiempo) e imperceptibles al tacto, características que permiten conseguir un resultado natural y permanente.

Dependiendo de la profundidad de la arruga, se puede recurrir a diferentes grosores de aguja y de formulación, permitiendo así adaptar el producto a las necesidades del paciente.

La técnica de relleno mediante ácido hialurónico es una técnica recomendada para aquellas personas que desean:

  • mejorar el grosor y la proyección labial,
  • mejorar la definición del arco de cupido,
  • elevar las comisuras excesivamente caídas,
  • corregir las arrugas en la zona superior del labio,
  • corregir las arrugas del entrecejo, y
  • disminuir el rictus facial.

Todo esto se consigue sin modificar la expresión, mejorando el estado y la calidad de la piel en general.

En la mayoría de las ocasiones sólo es necesaria una sesión de tratamiento, aunque en ciertos pacientes se requiere más de una, para conseguir el resultado deseado, sobre todo en aquellos casos en que se precisan grandes volúmenes de tejido graso para corregir el defecto.

 

Áreas del rostro en donde puede aplicarse

El tratamiento puede utilizarse para rellenar las siguientes áreas del rostro:

  • surcos nasogenianos;
  • arrugas periorbitarias;
  • entrecejo;
  • labios
  • pómulos; y
  • mentón.

Anestesia y Hospitalización

Anestesia: local con soft – healthy.

Hospitalización: el tratamiento se realiza en el consultorio y no requiere internación.

Cuidados posteriores

El tratamiento no requiere de cuidados posteriores.

Inmediatamente después de la aplicación no se observa ningún cambio apreciable en el rostro y se puede retomar la vida laboral sin señales de haber realizado el tratamiento. Puede haber inflamación y enrojecimiento durante 12 hs.

 

 

Resultados

El resultado comienza a observarse a partir de los 7 días.

Si el paciente quiere extender el resultado, deberá repetir el tratamiento después de los 8 o 12 meses, aproximadamente.

Abrir chat